viernes, 27 de septiembre de 2013

El Coaching Comunicacional: Oportunidad para liberarte y proyectarte

¿Cómo lograr que tu comunicación fluya desde el corazón y se convierta en la herramienta generadora de tus propios cambios? 

¿Cómo conseguir esa liberación y proyección que buscas para sentirte preparado y listo para abrir caminos? 


En la actualidad el que inicies un proceso de Coaching Comunicacional es una necesidad para identificar tu esencia, tu estilo, tu sentido; Es el camino que te permitirá liberarte y proyectarte a través de mensajes activos, positivos y asertivos. 






COMUNICAR bien es un arte. Lograr un modelo de comunicación conversacional, natural, participativo, sencillo y explicativo; es un reto que significa trabajar primero en tu interior, en tus emociones propias; en tus conflictos, producto de experiencias que, en algún momento, viviste y percibiste dañinas; bloqueando, de esta forma, tu capacidad de comunicar y amar. 

Si, COMUNICAR es AMAR. Cuando tú decides trasmitir tu opinión, propuesta o planeamiento; tú decides compartir; contar lo PIENSAS, SIENTES y  HACES. El conectarte emocionalmente y entender profundamente  lo que quieres transmitir y provocar en los demás, te permitirá generar en ti la pasión que te hará fluir y conectar. 

COMUNICAR es desprogramarte y expresarte sin importarte las criticas que provoques, ni la aceptación o no aceptación que logres; mientras tu intención sea la de construir cambios, las palabras perfectas aparecerán, los ejemplos sencillos facilitarán el entendimiento y tu énfasis (tono emocional y movimiento corporal) provocará el despertar.   



Querer COMUNICAR, y valorar a quienes comunicamos, es el primer paso para vencer el miedo que nos provoca contactarnos con nosotros mismos y con los demás, en un momento imprevisto y  a través de un mensaje que, aunque no sea preparado, basta que sea comprendido y sentido, para que logre ser entendido. 


Definitivamente, COMUNICAR es una necesidad humana que debemos satisfacer. La decisión  llegará en el momento en que el pecho se te oprima y la impotencia te movilice a buscar un entrenamiento comunicacional que permita te abrirte y  desarrollar tus competencias para hablar sin miedo, persuadir, motivar, formar, dirigir o liderar, en cualquier contexto social. 


El reto es RETARTE. Combatir tu miedo es resistirlo, aceptarlo, no culparte, tan solo disimularlo; además de sentir pasión y entendiendo sobre el mensaje que estas dispuesto a entregar al mundo; a ese mundo que está esperando que aportes más de lo que eres y quisieras llegar a ser. 


Lograrlo es cuestión de quererlo con intensidad. Obligarte a ESCUCHAR activamente y HABLAR frecuentemente, es un buen inicio; más aún cuando te decidas a lanzarte  al escenario, sintiendo esto como aquella oportunidad de poner el pecho y  afrontar aquellas sensaciones producto de experiencias limitantes que en el pasado, te bloquearon.    


Entonces con claridad te podemos decir, que tu reto está en apasionarte por dinamizar y activar tus emociones y la de los demás. Está en transmitir y provocar sensaciones, que motiven y lideren las transformaciones que persigues. Tu reto está en entender realmente lo que quieres decir y combinarlo con lo que la gente quiere que digas; así como lo que quieres que la gente sienta y haga, después de escucharte. 

Tu reto está en COMUNICAR para ACCIONAR comportamientos en los demás, para lo que será importante entender la forma en éstos prefieren comunicarse; conociendo los canales (Visual-Auditivo-Kinestésico) por los que perciben y procesan mejor la información; además de otros aspectos de su comportamiento, que te harán identificar qué tipo de información dejarán o no ingresar a su mundo.

Para ACCIONAR, te tocará entonces pulir y disciplinar tu expresión con ejercicios de visualización, dicción, vocalización, articulación, gesticulación y manejo corporal; para que logres ser verdaderamente impactante, que tus ideas y emociones reorienten las acciones de quienes te escuchan. 


Por todo esto, el resultado del buen COMUNICAR se ve reflejado en tu capacidad de movilizar y vincularte con el mundo, en la capacidad que tengas o no de construir relaciones de beneficio mutuo, que mejoren tu convivencia social, tu capacidad para consensuar y abrirte caminos, hacia la construcción de relaciones de beneficio mutuo, que pasarán por tu acercamiento afectivo hacia los demás y el interesarte en éstos. De esta forma tu comunicación se convertirá en tu herramienta para consolidar más relaciones ganar-ganar, tanto el trabajo, como en la familia o en la comunidad. 



Entonces te darás cuenta que una  buena comunicación te hará sentir los beneficios de una práctica en la que la EMPATÍA (ponerse en los zapatos de los demás) es el principal que se activará en ti. 

Si decides hacer el cambio, llegarán hacia ti todas aquellas oportunidades de comunicar para construir, consensuar y accionar la transformación en ti y en los demás; seguidos de un proceso de aceptación producto de la reflexión y conexión emocional que tengan contigo. 

Todo en nosotros COMUNICA, nos acerca  o aleja, y es clave que estemos decididos a provocarnos el cambio que requiramos en nuestra tu comunicación, ese que nos permitirá empezar a practicar el amar, a través del  COMUNICAR, para lograr nuestra liberación y proyección. 


Por Miriam Rojas Coach Comunicacional, especializada en Gestión del Cambio.





7 comentarios:

  1. Buenos días me podrían brindar información sobre sitios que realicen seminarios de coaching y el costo. Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel, tienes algún correo de contacto para que te envíen la información. Slds

      Eliminar
  2. Hola Eddie, tienes algún correo de contacto para que te envíen la información. Slds

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes. Envíenme información y costos,por favor. A: andresvelez6@gmail.com Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Me pueden enviar información a daul345@hotmail.com.. gracias

    ResponderEliminar